4 d’ag. 2017

TRANSPORTES EDUARDO PAU.




Transportes Eduardo Pau. Ordinario de Sant Feliu de Pallerols a Girona, manejaba por el peso de la mercancía un Pegaso 140.
Un único camión para toda una vida.
El éxito de este Señor en el transporte y principalmente la recaderia era su carácter afable con todo el mundo, y en un trabajo de nervios no perder nunca la compostura.







El Pegaso 140, actualmente en paradero desconocido. 
Lo vi en un desguace en Sant Esteban de En Bas de 
refilon y me interese, por el. Como tenia que volver al
cabo de siete dias, para hacer tratos. Lo deje. Volvi al
cabo de siete dias y habia ya desaparecido. De eso hace 
treinta años. Este camión, lo compro en el desguace 
un transportista de Girona. Enric Vazquez Cairol ,también
fabricante de los volquetes marca EVAC. El Pegaso se
arrincono en una nave de Vilabarex, hasta que el concesionario,
VOLVO de LLANES (Asturies). Lo adquirio, para su completa,
retaurción. Al cerrar la VOLVO de LLANES. Una cuarta
persona lo adquirió, estando en paradero desconocido.


El pegaso 140, se entregaba para 8 toneladas de carga util y neumaticos de 12, con llantas de araña, para que al cambiar la rueda, el peso a manejar fuera inferior en caso de pinchazo o reventon.

Su mercancia de Sant Feliu a Girona, era el compendio de las seis o siete fabricas, del pueblo, mas los recados propios de ordinario. Sobres, pequeños recambios, impresos a estamentos estatales y municipales, recetas medicas, permisos oficiales en Girona etc etc.

El porque del camión de 8 toneladas de carga, eran las cargas entre otras de una torneria de madera, de Sant Feliu de Pallerols nomenada RODA. Estaba ubicada dentro la población como el resto de fabricas. La casa se llamaba Can Mau, de la calle de Sant Sebastia. La madera torneada, "manacs" iba en sacos de un peso considerable. De este producto también recogía en la vecina población de Les Planes D'Hostoles, dirección Girona.



Garaje de Transportes Pau, donde guardaba el camión por
la noche el Sr. Eduardo.. Alli también guardaba una rubia.
Esta rubia algunos domingos la alquilaba a algunos del
pueblo, para acercarse a la Playa de LLoret de Mar.








La otra mercancía de peso. Era la de las fabricas de embutidos instaladas en el pueblo. Una de ellas la fundo un emigrante de Palecia, ex profeso para la desecación de productos del cerdo. Pero ya no regreso a Palencia. Su nombre Estanislao Martin y sus sucesores continuaron con la marca de Hijos de Carlos Martin. (hijo de Estanislao), Alli el Pegaso 140 ya empezaba a notar peso. El chocolate Casas, otro articulo de peso, ademas de la fabrica del mismo dueño de cirios. Todo peso.


Otro cliente de embutidos era. Joan Puigvert. Con su marca "La Campana", la fabrica se ubicaba a la carretera de Olot. Era la de mas facil acceso junto con Can Font.
Las cajas de los embutidos eran de cartón y sus pesos ocilaban de 3 kilos en las de "Fuets", 6 kilos en las de "LLonganiçes.

Aun le faltaba carga al Pegaso. En la fabrica Hijos de Josep Font Sans. SA, cargaba jamones. En cada caja iban 2, capiculados, envueltos en papel de "estrasa", aguantado, con una malla con una gran etiqueta del fabricante. Hay que recordar que toda la carga se hacia a mano. Los pales aun no se conocían.

Seguimos la ruta, por el carrer d'Espigol, donde teniamos una fabrica muy importante y conocida en la época. La del Señor Alfonso Font Ribas, FAR. ( Esta marca aun la fabrica una empresa de Olot).

Todos los productos, iban con marchamo de calidad del ministerio, en oro y plata, junto con el precinto de plomo, aplastado al final del cordel.



En el segundo piso de este edificio, en la calle  de 
LLorenç Espigol. Pau tenia su oficina y telefono.
Recados que atendía su mujer, Carme, mujer 
 de Sant Esteban de LLemena donde su familia
también tenia camiones de obras.


A estas alturas el Pegaso ya cumplia con su carga, pero aun quedaba una fabrica que recoger, donde el camión por su anchura no podia llegar atravesando el pueblo. Se tenia que trasbordar la carga por una pasarela sobre el rio. Solución, el empresario LLuis Colomer, propietario de la fabrica y cuya marca era "Guardian", subvenciono junto con el ayuntamiento un puente donde pudiera pasar estrictamente el Pegaso 140.




Arriba. El puente como era.


El puente construido ex profeso para el Pegaso 140.
Actualmente el Ayuntamiento ha cambiado la valla,
 derecha por un pequeño parterre.
Al fondo la fabrica Font_Sans en pleno rendimiento.

Con este cliente los kilos ya se superaban. Esta es la razón de un 140 para este transporte, de recaderia que normalmente el resto de los pueblos lo hacían con camiones de menor tonelaje.

Destino final. Girona. Lo primero era ir a la Agencia de Recaderos Corcoy. SA al Barrio de Santa Eugenia, donde se liberaba de todos los pequeños recados de Gerona capital y de los de distintos pueblos que tenian base recaderos en Corcoy SA.

Los recaderos de los pueblos se intercambiaban las mercancías dentro la misma agencia.Y para el pequeño reparto, Corcoy disponía de furgones que lo distribuían por  la capital, a un módico preció, que le cobraba al recadero.

Una vez controlado, el servicio con Girona, provincia y resto de Catalunya, gracias a la GRAN LOGISTICA, de los recaderos.    El resto de España se descargaba en una  agencia de ámbito nacional, que era MATEU&MATEU.
 Allí también recogida mercancía que hubiera llegado de España, para el Pueblo de Sant Feliu de Pallerols, como los marchamos de las etiquetas de los embutidos procedentes de Madrid.

El Pegaso, hacia algunas recogidas en las que su envergadura le permitiera entrar. Despues regreso a la agencia  Santa Eugenia (Corcoy), recogida de lo depositado en la Agencia (particulares, otros recaderos y recogidas del furgon, en Girona) y a la una en punto del mediodía, regreso al Pueblo,donde por la tarde después de comer se haría el reparto y al mismo tiempo las recogidas, para el día siguiente.